La política de la fuerza o la fuerza de la política

Filiberto Juárez Córdoba

Septiembre 29. 2022

Justicia a los asesinados, protección a los amenazados, garantías a todos los periodistas. No es politiquería, que cesen señalamientos y descalificaciones desde el poder y desde donde sea, respeto a la libertad de expresión y tolerancia a la crítica.

GOBERNAR, NO SOLO es administrar recursos, hacer obras y prestar servicios, también es propiciar la convivencia social, incentivar la participación, fomentar las actividades productivas, impulsar el arte y la cultura, en suma, hacer todo lo necesario para que el desarrollo sea integral. Como dijo el alcalde, Enrique Galindo, al hacer entrega de su primer informe de actividades, para gobernar es necesario aplicar, más que la politica de la fuerza, la fuerza de la política. De la buena política, de la politica que en vez de confrontar concilia, que privilegia las coincidencias sobre las discrepancias y los debates estériles los convierte en diálogos que producen acuerdos y logran sumar esfuerzos.

AUNQUE PAREZCA RARO, dados nuestros usos y costumbres, en estos tiempos parece que eso se está haciendo en San Luis Potosí, en el gobierno estatal y en el del municipio de la capital, están aplicando la política constructiva y razonada. En el primer informe del gobernador, Ricardo Gallardo Cardona, se notó la presencia de las clases populares pero también la de los sectores productivos y la clase politica de todos los niveles e ideologías. Además del listado de obras y acciones, en un novedoso formato, Gallardo Cardona, aseguró que su gobierno apoya a los que menos tienen, pero también a los que tienen y a los que desean estar mejor. A los que menos tienen, dijo, se les han dado apoyos sociales, para dignificar su vida. A los que menos necesitan, se les han dado licencias gratuitas, créditos accesibles, y obras de infraestructura, que darán plusvalía a sus hogares, empresas, comercios y propiedades. De manera contundente, manifestó que recibió un estado en terapia intensiva pero ya se recuperó la economía, la salud, el desarrollo y la alegría.

SOBRE LO DE LA ALEGRÍA, no han faltado los que dicen que el informe de gobierno tuvo un toque muy festivo, como le gusta a Ricardo Gallardo, recordando que al inicio de su gobierno sorprendió a todos con el gran desfile del tradicional Xantolo huasteco o Día de Muertos, que trajo a la capital; luego con los festejos navideños y de fin de año y, últimamente, con la Feria Nacional Potosina. En una mesa de café se dijo, que su estilo de gobierno, es la fiesta, y música para la raza, es su lema, se afirmó. Como en esas tertulias se hace análisis de todo, no faltó el que dijera que eso, en estos tiempos era una gran virtud y una actitud necesaria del buen gobernante. Después de los meses de aislamiento social y angustia que vivimos por la pandemia, de los muchos casos de depresión, del duelo por la pérdida de familiares y amigos, es necesario que haya desahogos y distracciones que nos reactiven emocionalmente. Generar condiciones para la alegría colectiva, también es obra de gobierno, se concluyó.

PARA REFORZAR LA AFIRMACIÓN se rememoró la época de los Fabulosos 20, del siglo pasado, después de la pandemia de la influenza o gripe española y de la primera guerra mundial, hay un periodo en el que la normalidad retorna, la población de algunos países desarrolla el espíritu de celebración, se recupera la economía, las artes florecen y se redefinieron algunos roles sociales. El dinamismo fue tal que algunos hablaban de los fabulosos 20, otros los calificaban de felices y hasta de locos. Sea como sea, fue un reactivamiento necesario, después de lo que se había sufrido. Ahora, a punto de salir de la pandemia de covid-19, no está mal que el gobierno haga de los actos públicos una buena fiesta.

ALGO MÁS EN ESTO de la fuerza de la politica. Muchos esperaban, por el distinto origen partidista del gobernador y del alcalde sanluiseño, vivir un escenario constante de confrontación, como ha ocurrido en otros tiempos. Al llegar a los primeros informes, se ha visto que ha habido respeto a los espacios de cada uno y colaboración, suma de esfuerzos en lo que ha sido necesario. Como que entienden bien, Gallardo y Galindo, que hay tiempos de aventar cohetes y tiempos de recoger las varas. Son tiempos de trabajo ahorita y hay que trabajar para bien de todos, ya vendrá la época de la competencia electoral o electorera. Ahorita, más vale que no gasten esfuerzos en pleitos innecesarios, sobre todo sabiendo lo que ellos saben, el gobernador, dice que recibió un estado en terapia intensiva, el presidente municipal capitalino, que recibió una ciudad destrozada. Con atender lo que recibieron, les basta y sobra para entretenerse, no les queda tiempo para gastar la pólvora en infiernitos. Bien, muy bien, que se trabaje en armonía, que no haya bloqueos entre autoridades y todo se resuelva con cordialidad, aunque no faltan los que piensan que mucha tersura y civilidad, puede hacer aburrida la politica. NOSOTROS DECIMOS:

Aunque sea muy bueno el saldo

De gobernar sin bloqueos,

Un poco de tironeos

¡Le pondría sabor al caldo!

Siguenos