Plantas medicinales: La tradición que debemos tomar con precaución.

Dra. Rocío Crystabel López González

Alguna vez han escuchado la canción “El yerberito llegó, traigo yerba santa pa’ la garganta, traigo keisimon pa’ la hinchazón, traigo la ruda pa’ el que estornuda y con esa yerba se casa usted”, esta canción la escribió Nestor Mili y la hizo famosa la cantante Celia Cruz; y sin duda, deja ver que el uso de las plantas medicinales forma parte de nuestra cultura popular, inclusive para ser inspiración de canciones.

El uso de las plantas medicinales se remonta a varios miles de años atrás, dependiendo de la parte del mundo que hablemos, por ejemplo, se han encontrado escritos sobre plantas medicinales que se remontan a casi 5 mil años en India, China y Egipto, y a 2 mil 500 años en Grecia y Asia Central. En México, se tienen reportes de plantas medicinales de 8 mil años atrás, los cuales fueron encontrados en el estado de Coahuila; y desde entonces hasta la actualidad, el uso de plantas medicinales en México ha sido una de las opciones mas recurridas que la población utiliza para recuperar la salud.

De hecho, si estuviéramos en una sala donde fuéramos en total 100 personas y pidiera que levantaran la mano aquellos que han optado por usar una planta medicinal alguna vez en su vida, 90 personas levantarían la mano. Esto se basa en los datos de la secretaria de Salud, que menciona que al menos el 90% de la población mexicana ha usado alguna de las 4 mil 500 plantas medicinales reportadas en México. Algunas de las plantas medicinales más utilizadas en México son: el árnica (Heteroteca inuloides o árnica mexicana), el epazote (Chenopodium ambrosioides L.), la hierbabuena (Mentha spicata), la manzanilla (Chamomilla recutita), el stevia (Stevia rebaudiana Bertoni) y la sábila (Aloe vera).

Sin embargo, aunque el uso de estas plantas es común, la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO), informa que solo el 5% de las plantas con atributos medicinales en México, cuenta con un análisis farmacológico que valide su uso medicinal; y en el mundo no se rebasa el 10% de este tipo de estudios. A pesar de ello, el Dr. José Luis Chávez, especialista en fitoquímica y farmacognosia, nos comenta que “el uso de plantas medicinales es desde las zonas rurales hasta las zonas urbanas a lo largo de México; siendo en muchos de los casos una opción mas asequible para personas que no tienen acceso a los servicios de salud”. Las formas de uso de las plantas medicinales pueden ser diversas, el Dr. José Luis, indica que “En la Medicina Tradicional Mexicana, las plantas medicinales se emplean preparadas en tés e infusiones cataplasmas, compresas o emplastos, maceradas en alcohol, vaporizaciones o, gargarismos, lavados, lavativas, polvo, tinturas elaboradas a partir de hojas, flores, semillas, cortezas o raíces

Sin embargo, el usar de esta manera las plantas medicinales, implica que no se tiene control en la concentración de las sustancias benéficas y tóxicas presentes en las plantas. También, al comprar preparados secos o líquidos botánicos se puede ser victima de productos adulterados y contaminados con hongos o bacterias. Además de esto, el Dr. José Luis menciona que “La administración concomitante (simultanea) de plantas medicinales con medicamentos alópatas puede interferir con absorción, distribución y metabolismo de los medicamentos; además, algunas plantas contienen principios activos que pueden producir reacciones alérgicas, nefrotoxicidad, hepatotoxicidad, mutagenicidad cuando se administran por vía oral sin control”.

Dados estos aspectos negativos del consumo de plantas medicinales, en México, la encargada de la regulación sanitaria de estos productos es la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), entidad dependiente de la Secretaria de Salud, la cual lleva el registro y control de los remedios y medicamentos herbolarios. Por lo que, es importante considerar comprar los productos herbolarios, en locales establecidos de forma legal y con seguimiento de COFEPRIS para limitar el riesgo al consumirlos.

Finalmente, el Dr. José Luis comenta que “En México, el uso de plantas medicinales en la medicina tradicional ha sido una práctica común desde tiempos prehispánicos. Su conocimiento es parte del patrimonio cultural de las diversas comunidades a lo largo del país. Es importante resguardar el conocimiento de los pueblos tradicionales sobre el uso, consumo y propiedades de las plantas medicinales. Sin embargo, se requiere más investigación química, farmacológica y toxicológica que de evidencia científica de las propiedades terapéuticas de la mayoría de las plantas empleadas en la Medicina Tradicional Mexicana”.

Y ustedes ¿Qué remedio a base de plantas medicinales consumen con frecuencia? Y ¿Qué precauciones usan al consumirlos? ¡Los leemos!

Datos personales:

Rocío Crystabel López Gonzalez, Doctora en Ciencia de los Alimentos y Comunicadora Científica

Agradecimientos: Al Doctor en Ciencias Biomédicas José Luis Rodríguez Chávez (Centro Universitario Ceickor).

Dudas o comentarios: divulgacionrclg@gmail.com

Referencias en el siguiente QR:

Siguenos